Entrevistas en la vía publica

entrevista investigacion via publica callejera

Muchos crímenes graves han sido resueltos gracias a un incidente de tránsito o un encuentro fortuito con un oficial de policía: Un vehículo es detenido por pasarse un alto y se determina que los ocupantes recién robaron una tienda o almacén; un conductor es detenido por circular sin luces y el oficial descubre que el ocupante del vehículo es requerido por un delito. Los medios utilizan estas historias para mostrar que tan tontos son los criminales. Lo que en realidad ilustran estas historias, es la importancia de conducir entrevistas efectivas en la vía pública.

El oficial que lleva a cabo la entrevista en la vía pública está en una posición única para obtener información incriminatoria. La mayoría de estas detenciones son el resultado de la flagrancia así que el sujeto ya sabe que ha sido sorprendido haciendo algo mal y esto hace que sea más fácil que reconozca otras transgresiones. Finalmente, estos sujetos son tomados por sorpresa sin la oportunidad de crear una coartada creíble o para deshacerse de evidencia incriminatoria que pudiera estar en el vehículo.

Mientras puede ser tentador el cuestionar a todo los conductores detenidos por exceso de velocidad para descubrir si tiene armas, drogas o algún cadáver en la cajuela de su auto, hay restricciones legales [en Estados Unidos] y morales para extenderse de las preguntas que normalmente se hacen en la vía pública derivadas de una violación inicial de tránsito. Por ejemplo, algunos estados han regulado que, sin una sospecha razonable, no es legal que a una persona que es detenida por una violación de tráfico se le pida autorización para ver la cajuela de su vehículo.

En muchos de esos casos, los oficiales justifican que sus “instintos” o “corazonadas” son lo que han causado que extiendan el enfoque de sus preguntas más allá de la detención inicial por tránsito. Estos oficiales han detenido a cientos de automovilistas y saben cómo es la conducta normal de una persona en esas circunstancias. Aunque que la habilidad John E. Reid & Associates está limitada a los síntomas que ocurren dentro de un ambiente controlado en una entrevista estructurada, algunos de los principios básicos pueden aplicarse a las entrevistas en la vía pública.

Debe recordarse que las personas que son detenidas por infracciones de tránsito, en su mayoría son culpables de la acción por la cual se le detuvo (exceso de velocidad, accesorios prohibido, ignorar señales de tránsito, etc.) y ciertamente exhibirán síntomas de ansiedad como resultado de haber sido descubiertos. En este sentido, las personas detenidas por violaciones de tránsito son “culpables” de esto. Sin embargo, pueden exhibir conductas de culpa o mentira por su involucramiento en alguna actividad criminal no relacionada o por haberle mentido al oficial de policía, por ejemplo, “¿De dónde viene?” y “¿De quién es este auto?”.

Para el propósito de este artículo, los términos “culpa” y “mentira” son usados para describir a sujetos involucrados en algo más que una violación de tránsito por la que fueron detenidos. Los siguientes son lineamientos generales que pueden ser útiles para establecer sospechas razonables. En otras palabras, estos son indicadores de que pudiera ser apropiado expandir el enfoque del interrogatorio más allá del propósito inicial de la detención.  

1) El nerviosismo no es sinónimo de mentira

La mayoría de los sujetos experimentaran nerviosismo (temblor de manos, parpadeos, resequedad bucal) durante el contacto inicial con un oficial de Policía. Como lo ilustra un incidente reciente, un sujeto puede aparentar estar agitado y ansioso debido a una emergencia médica. Sin embargo, el nerviosismo o temor extremos que se incrementa durante el transcurso del interrogatorio puede ser indicador de culpa de algo más allá de una violación de tránsito. Los síntomas de una ansiedad extrema incluyen movimiento corporal excesivo (aumento de frecuencia, cruzar y descruzar brazos, movimientos constantes de las manos) y bloqueo mental (incapacidad de recordar información simple como una dirección o respuestas inapropiadas a preguntas sencillas).

2) Los sujetos inocentes exhiben un nivel de cooperación aceptable y son útiles durante el interrogatorio.

Los sujetos que no tienen nada que esconder, se detienen cuando el oficial activa la luz y las sirenas; cuando están en casa, abren la puerta cuando el oficial toca y responden a las preguntas sin objeción. Por el contrario, es un síntoma clásico de culpa de un sospechoso el huir de la policía como respuesta a cualquier intento de que se detenga o se le interrogue en su casa.

Durante el cuestionamiento, los sujetos culpables pueden mostrar conductas que sean alusivas al oficial. El sospechoso puede estar a la defensiva, contestando casi todas las preguntas con una o dos palabras. Una señal conductual clave de mentira se asocia con respuestas defensivas, es que el sospechoso no se toma el tiempo de pensar en la pregunta del oficial. Por lo general, estos sujetos responden las preguntas demasiado rápido, aún antes de que se terminen de formular.

Un sospechoso mentiroso puede evitar dar respuestas directas o tomar una actitud retadora como se ejemplifica en el siguiente diálogo:

P: ¿A dónde se dirige el día de hoy?

R: A ningún lado

P: ¿De dónde viene?

R: ¿A qué se refiere?

P: ¿Quién está en el asiento delantero con usted?

R: Eso no es de su incumbencia

P: ¿Cuál es el nombre de esa persona?

R: ¿Qué importancia tiene?

En este punto sería razonable hacer un esfuerzo para identificar al pasajero y el paradero de ese sujeto durante ese día.

3) Los sujetos mentirosos por lo general se sienten incómodos en usar sus manos para comunicarse

El comunicarse con las manos (ilustradores) ocurre cuando una persona es confiada y sincera en sus declaraciones. Los ilustradores refuerzan la credibilidad detrás de las palabras. La falta de ilustradores puede ser un síntoma significativo de posible engaño. La clásica descripción de un sujeto culpable en un cruce fronterizo es que las manos del sospechoso están rígidamente fijas en el volante en las posiciones de las 11 y 2 del reloj y sus ojos están fijos al frente. Similarmente, cuando se entrevista a un niño que ha hecho algo mal, este pondrá sus manos en los bolsillos.

Los sujetos veraces usan gesticulaciones manuales apropiadas y se comunican activamente con ellas. Estos gestos no son agresivos o amenazantes pero son una extensión para comunicar sus pensamientos e información al oficial. Los sujetos mentirosos por lo general ofrecen una respuesta “acartonada” y con ausencia de conductas no verbales. Como resultado, sus manos no se involucran en las respuestas.

 4) Sea cuidadoso al considerar el pobre contacto visual como un indicador de culpa o mentira

Hay muchas causas no engañosas para que una persona inocente exhiba contacto un pobre contacto visual, especialmente cuando es cuestionado por una autoridad. Esto incluye su cultura, personalidad tímida, efectos de alguna medicina y problemas neurológicos. Durante encuentros relativamente cortos, tales como una entrevista en la vía pública, el pobre contacto visual, no debe ser considerado como un síntoma de conducta engañosa al menos que el oficial haya determinado que el sujeto es capaz de exhibir un contacto visual normal.

El procedimiento estándar para establecer el nivel normal de contacto visual de una persona es hacer una serie de preguntas no amenazantes de sus antecedentes personales. El principio es simple; si un sujeto no puede mantener la mirada fija cuando hace preguntas no amenazantes, cuando éste muestre un pobre contacto visual en las preguntas relacionadas a un delito no debe considerarse como un síntoma de engaño.

La dificultad con las entrevistas en la vía pública es encontrar preguntas no amenazantes para establecer líneas base de la conducta. Por ejemplo, las siguientes preguntas iniciales son muy comunes cuando un oficial de policía detiene a un vehículo en la calle:

“¿Sabe por qué lo detuve?”

“¿Puedo ver su licencia de conducir?”

“¿La información de su licencia es correcta?”

“¿Este vehículo es suyo?”

“¿Hacia dónde se dirige?”

Para el 99% de los automovilistas, estas preguntas debieran ser no amenazantes, pero si el sujeto resulta que maneja un auto robado, tiene la licencia vencida o acaba de robar un banco, estas preguntas son claramente amenazantes y el sospechoso mostrará un pobre contacto visual cuando responda a estas preguntas.

Con tantas variables posibles que pueden afectar el contacto visual del sujeto durante una entrevista en la vía pública, el oficial debe tener cuidado al usar este criterio para determinar la culpabilidad. Ciertamente, el pobre contacto visual solo no debe ser usado como un criterio sólido para ampliar el enfoque de un cuestionamiento en una detención por un incidente de tránsito.

5) Explicaciones inconsistentes o irracionales por lo general son indicadores de mentira

Hay muchos factores que influencian la conducta no verbal de una persona pero las palabras tiene un solo significado, con las únicas variables típicas de la memoria e inteligencia. Si un conductor te dice que el auto que maneja es de su padre, el hecho de que al revisar el registro, este aparezca a nombre de alguien más es una inconsistencia que requiere un interrogatorio más profundo.

Si a un auto se le detiene y se percibe el olor a marihuana, el oficial ciertamente debe preguntar acerca de esto. Si el conductor explica ansiosamente que su auto estaba estacionado cerca de un campo donde se estaban quemando hojas que causaron el olor, esto es irracional. Basado en el análisis, sería ciertamente apropiado para el oficial el preguntarle al conductor, “¿Usted o alguien más ha fumado marihuana en el interior de su auto el día de hoy?

En conclusión  la mayoría de las entrevistas en la vía pública son rutinarias y sencillas. Un auto es detenido, se hacen algunas preguntas, se emite un citatorio y el sujeto continúa con su camino. Sin embargo, en ocasiones, el sujeto entrevistado en la vía pública está involucrado en crímenes más serios o tiene información que es importante para otras investigaciones. Este artículo ofrece lineamientos para determinar cuándo se deben ampliar las preguntas de rutina para cubrir un posible involucramiento en otras actividades criminales o conocimiento de culpa.

__________________________________________________

La Técnica Reid de Entrevista e Interrogatorio, la líder mundial para la detección de la mentira y la obtención de la verdad…para la identificación del culpable y la exoneración del inocente.